No puede haber educación de calidad con maestros mal pagados

Los profesores son una parte fundamental e importante, para lograr el correcto funcionamiento de todas las sociedades del mundo. Esto se debe a que los profesores y maestros, son los responsables de gran parte de la formación de aquellos que conformaran el futuro de cada nación. Impartiendo valores y conocimientos al tiempo que traspasan sus experiencias, con el objetivo de ayudar a los más jóvenes a encontrar su camino en la vida.

Sin la existencia de los profesores, de nada serviría contar con las mejores escuelas, materiales informativos, libros o dispositivos electrónicos. Ya que son ellos, quienes representan el alma, cuerpo y mente de la educación. Un verdadero maestro, no necesita de una construcción moderna para brindar su conocimiento a sus estudiantes. Pero si representa una ventaja y una motivación, el contar con los recursos necesarios para repartir clases de forma adecuada.

En el mismo sentido, el salario representa una pequeña parte de la recompensa de cada docente. Especialmente teniendo en cuenta, que normalmente, los profesores reciben un salario pobre, que apenas les permite sobrevivir. Una clara diferencia al compararlo con la ardua e interminable labor que realizan en pro de la sociedad.

Y aunque no son ingenieros, abogados o cualquier otro profesional, su importancia dentro de la sociedad es innegable, ya que sin ellos, no existirían las demás profesiones.

Un sueldo que subestima la labor de los profesores

Las sociedades modernas, le brindan una gran importancia al poder adquisitivo de las personas. Ya que a mayor cantidad de dinero, mejor es la condición de vida, servicios, beneficios y por supuesto, los gastos.

De esta forma, el sueldo representa una recompensa que debería ser correspondiente con tus destrezas y conocimiento. Este caso se ve en diversas profesiones, pero un caso a destacar es el de los profesores.

Dado que son quienes frecuentemente se encuentran entre las profesiones más pobremente recompensadas. Y aunque muchos docentes no quieran, la condición económica a la que se ven expuestos, los obliga a brindar un mejor o peor servicio a los jóvenes estudiantes.

Al respecto, James Heckman, Premio Nobel en Economía, expresó “La educación, la perseverancia y la motivación son factores esenciales para el crecimiento como sociedad y país. La educación que se imparte a los niños, determina en gran medida los resultados de su vida como adultos y, por ello, es tan importante que el ambiente en el que se desarrollan sea el mejor”.

Lo que destaca la importancia de que los gobiernos y la sociedad, le brinden un mejor sueldo, condición de trabajo, horario y materiales a los profesores. Ya que en sus manos se encuentra el futuro de la humanidad.

Un profesor con un sueldo acorde a su conocimiento, experiencias y sabiduría, obtiene la motivación y el reconocimiento, que le permiten convertir a un salón de niños inocentes, en jóvenes con sueños y metas establecidas.

Quienes a su vez, obtendrán al aprendizaje y la educación necesaria para convertirse en los próximos pilares de la sociedad en la que vivimos. Después de todo, sin educación ni profesores, la humanidad pierde su rumbo y objetivos.