3 cosas que pasan si una pareja sigue junta sólo “por sus hijos”!

Sabemos que las parejas a veces pasan por situaciones realmente críticas, puede que la relación vaya cada día en picada. Puede que a pesar de todas las malas circunstancias quieran seguir adelante, pero llegan a un punto en el que simplemente el amor se acaba y la convivencia es insoportable. Todo es aún peor cuando hay niños en el medio, entonces ambos crean una máscara para no afectar a sus hijos, pero lo que no saben es que están cometiendo un gran error. Hay ciertas cosas que ocurren cuando una pareja sigue unida solo por sus hijos.

Los padres tienen que entender que, aunque quieran hacer un bien para sus hijos, lo único que hacen es dañarlos y no sólo a ellos, sino a ustedes mismos. No es justo que vivan egoístamente una vida de mentira solo para complacer a unos pequeños que no entienden sobre las situaciones de pareja y que, tarde o temprano, sufrirán las consecuencias de una decisión que no fue de ellos.

Los niños desarrollan una serie de comportamientos negativos cuando viven en un ambiente insano y lo ideal es que se intervenga cuanto antes para no permitir que crezcan creyendo que vivir en conflicto es normal. A continuación, te mostramos los aspectos más desarrollados por los niños cuando sus padres presentan problemas maritales.

Lo que pasa si una pareja sigue junta solo por los hijos

3 aspectos negativos que nacen en tus hijos

Conflictos en su personalidad:

Si no estás a gusto con tu pareja, tus hijos van a notarlo, puede que pensemos que ellos viven en la ignorancia, pero no es así, ellos pueden percibir todo lo que ocurre en el hogar e incluso se sentirán culpables por los problemas que sus padres tengan y eso es grave. La parte más negativa de convivir cuando no hay amor, es que tus hijos van a vivir en una especie de campo de batalla.

Infelicidad:

Se supone que en el hogar debe reinar el amor, pero cuando ya ese sentimiento entre los padres desaparece, ellos lo intuirán por sus emociones y acciones y no se sentirán cómodos en su propia casa. En un futuro corren el riesgo de vivir relaciones tóxicas porque crecieron bajo ese régimen de irrealidad. Hay casos de niños que le tienen resentimiento a sus padres por estos motivos.

Imitan sus actos:

Los niños tienen dificultades para obedecer a sus mayores, pero tienen una gran capacidad para imitarlos. Si ustedes como padres se comportan déspotas, con hipocresía y discuten a menudo, ellos también van a hacerlo y lo verán normal, pues creen que, si ustedes lo hacen, es lo correcto.

Si tu esposo y tú se han dado cuenta que ya no se quieren, no sigan juntos, no se hagan daño entre ustedes y no perjudiquen la salud mental de sus hijos. Quizás al principio a los niños les duela la separación, pero a medida que vayan creciendo se darán cuenta que el amor no se inculca y mucho menos se obliga, él debe nacer genuinamente.

Comparte en tus redes sociales.

Fuente.