La importancia de orinar después de tener relaciones

La mayoría de las relaciones sexuales suelen ser muy placenteras y, de hecho, este es el principal motivo por el cual se efectúan, sin embargo, hay que tomar en cuenta que tener sexo conlleva una gran responsabilidad tanto para tu pareja como para ti, pues hay una serie de factores que así como pueden causarte placer, también traen consigo muchas infecciones. Los médicos recomiendan que orinemos justo después de tener relaciones y hoy hablaremos de la importancia de hacerlo.

Con la micción no solo estamos depurando el organismo de las toxinas que puedan encontrarse en nuestro cuerpo, sino que también se puede evitar que las bacterias que se intercambian durante el acto sexual no ingresen al organismo. Recordemos que, si no tenemos cuidado, podemos padecer muchos malestares y padecimientos muy peligrosos e incurables.

La importancia de orinar después de tener relaciones

¿Es verdaderamente necesario que orinemos después de tener sexo?

Definitivamente es muy necesario, los ginecólogos, por ejemplo, mencionan la importancia de orinar después del acto sexual para las mujeres, porque a diferencia de los hombres, éstas no expulsan sus fluidos por la uretra y esto hace que ellas no puedan expulsar las bacterias intercambiadas justo en el momento del clímax.

Hay que tomar previsiones los primeros 45 minutos después de coito, pues en ese lapso los microorganismos se encuentran inertes justo en vagina y es el momento para realizar la micción y desecharlos. Transcurridos los 45 minutos, estos penetran el organismo, causando infecciones y enfermedades de transmisión sexual.

¿Qué otro método podemos emplear para evitar infecciones y enfermedades venéreas?

Además de orinar después de cada relacion sexual, es imperativo que se haga uso del condón, de hecho, es mundialmente aceptado y reconocido como el mejor método anticonceptivo y el que previene de enfermedades sexuales. Es mucho mejor tenerlo puesto y tener sexo seguro, que correr con las consecuencias en el futuro y no hablamos solo de tener un hijo no deseado, es que lo más peligroso que nos puede pasar es contraer una infección o una enfermedad venérea.

¿Cómo podemos darnos cuenta de que padecemos alguna enfermedad venérea?

El cuerpo humano tiene la capacidad de informarnos cuando algo anda mal en él, por ejemplo, cuando tenemos fiebre, inmediatamente nos molestan las articulaciones y nuestra cabeza duele. Con los padecimientos por transmisión sexual no hay excepción. Generalmente se suele sentir incomodidad en la zona genital y, dependiendo de la infección, salen sarpullidos, verrugas y manchas.

¿Existen tratamientos para curar o controlar las ETS?

Todo depende del tipo de ETS que se padezca. Cuando solo se trata de una infección, los antibióticos hacen efecto muy rápido, combaten las bacterias y mantienen estable al organismo. Sin embargo, si se trata de un virus como el Sida, Virus del Papiloma Humano (VPH), Sífilis, etc. Es mucho más complicado, porque no hay cura. Se pueden consumir algunos medicamentos para controlar la enfermedad y mantenerla bajo control, pero lamentablemente se debe portar con ella toda la vida.

¿Te ha parecido interesante este contenido? Compártelo en tus redes sociales.

Fuente.