Cómo evitar la Resequedad de la Piel con estos 8 Remedios Caseros

La piel es muy sensible a los factores ambientales que se presentan en las diferentes épocas del año. El calor tiene varios efectos en la dermis, bien puede mantenerla humectada o simplemente causar sarpullidos debido a las altas temperaturas, mientras que el frío logra resecar la piel hasta incluso llegar al punto de agrietárla, claro, eso sucede en casos extremos de exposición a las bajas temperaturas. Existen algunas recetas caseras muy eficaces para mantener humectada nuestra piel y el cabello.

Hablamos de recetas básicas con ingredientes caseros que poseen cualidades medicinales muy beneficiosas para la piel y, a su vez, para tratar otro tipo de malestares internos o externos, pues cada propiedad no solo humecta, sino que actúa en el organismo a través de la dermis para el mejor funcionamiento de la sangre y, por consiguiente, de los órganos. Si quieres tener un cuerpo humectado, sano y libre de imperfecciones, toma nota y emplea las recetas que te brindaremos a continuación.

Remedios caseros para la resequedad de la piel

4 recetas humectantes perfectas para tu piel

Mascarilla de aguacate:

Uno de los alimentos más utilizados para la hidratación de la piel y el cabello, posee propiedades medicinales como la vitamina E y omega 3, los cuales regeneran las células muertas y suavizar la dermis, brindándole mucho brillo.

Tritura un aguacate hasta obtener una sustancia suave y mezcla con dos cucharadas de miel. Una vez terminado este paso, unta la mascarilla en las zonas afectadas y deja reposar por 20 minutos, luego lava con abundante agua.

Exfoliación con miel:

Además de ser un rico endulzante, también es un componente bastante útil cuando se quiere humectar la piel, pues tiene cualidades antioxidantes, antibacterianas e hidratantes.

Combina una buena cantidad de miel con glicerina, luego, ve a la ducha y humedece todo cuerpo para proceder a aplicar el remedio y masajear toda la piel. Espera 15 minutos y luego toma tu baño como de costumbre.

Crema de leche:

Las grasas de este lácteo son perfectas para mantener una piel lisa y suave. Esta receta, además de tener la crema de leche, también necesita jugo de limón y leche líquida.

Mezcla todos los componentes y unta el resultado en las partes más secas de tu cuerpo, pero, asegúrate de hacerlo de noche pues el limón al contacto con el sol origina manchas claras. Deja que el remedio actúe por 10 minutos y retíralo con agua.

Aceite de Oliva:

Humectante por excelencia gracias a sus ácidos grasos, antioxidantes y vitamina E.

Aplica y masajea este aceite en tu cuerpo por 30 minutos y luego toma una ducha. Si quieres puedes mezclarlo con aceite de coco y miel e incluso aplicarlo en tu cabello en caso de que lo tengas reseco, quebradizo o con problemas de caída.

Procura realizar cada una de estas recetas por dos semanas ininterrumpidas, así humectas tu piel y la mantendrás sana durante mucho tiempo. Puedes incluso hacerlo prolongadamente si así lo deseas.

Difunde este contenido en tus redes sociales.