Cómo eliminar los tapones de cera de los oídos de forma natural!

Desde hace muchos años se ha tenido la concepción errónea de que no se debe tener esta cera, pero en realidad es un completo error, pues este compuesto de los oídos es la que nos protege de las bacterias y gérmenes que intenten penetrar nuestro organismo por esa cavidad. Los tapones de cera ubicados en los oídos ocurren muy constantemente y no necesariamente significa que tu ducto auditivo esté sucio, sino que tienes una producción de cera bastante estimulada. Ahora bien, cuando ocurren estos tapones hay que eliminarlos de manera natural.

Cómo eliminar tapones de cera de los oidos

El almacenamiento de la cera auditiva se forma cuando se tiene una mala limpieza en la cavidad del oído, de hecho, los médicos dicen que la gran mayoría de las personas que padecen esta condición esporádica es porque emplean el uso de hisopos de algodón. Toma nota y sigue los siguientes pasos para eliminar los tapones auditivos.

¿Cómo podemos erradicar los tapones de cera en nuestros oídos?

Para poder deshacernos de estos incómodos tapones de cera, es necesario lavar los oídos con agua tibia y secarlos ya sea con una toalla, algodón o una pequeña gasa. Toma en cuenta la abstención del uso de hisopos, debido a que sólo lograrás almacenar la lubricación auditiva e incentivarás la creación de la obstrucción.

Si empleas el punto anterior y no tienes éxito, entonces debes acudir a una farmacia y adquirir las diferentes soluciones salinas que cumplen la función una función de limpieza. Puedes aplicarte unas gotas cada dos días hasta que finalmente la obstrucción haya cesado.

Si el tapón sigue allí quiere decir que es algo un poco más grave y es necesario acudir con un médico otorrinolaringólogo que emplee las medidas necesarias para extraer la cera almacenada. Casi siempre recetan cerumenolíticos oleosos o acuosos. Los primeros pueden llegar a causar hipersensibilidad en la piel, por lo que es más recomendable aplicar los acuosos.

Síntomas de obstrucciones auditivas

Pérdida del sentido auditivo:

Este es el síntoma más común y con el que muchos se dan cuenta que tienen un tapón en el oído porque de un momento a otro dejan de escuchar ya sea total o parcialmente.

Dolencias en los oídos:

El dolor no suele ser muy agudo, pero sí es notable e incómodo, esto es gracias a la falta de drenaje del lubricante natural, el cual tiende a molestar hasta que desaparece el almacenamiento.

Autofonía:

Sucede cuando escuchas de manera muy implicada tu voz e incluso puedes escuchar respirar, tragar, masticar o cuando estás en el proceso de salivación. Esta condición es muy común cuando se tiene gripe.

Además de todas las señales anteriormente mencionadas, es posible que sientas algunas nauseas, sufras mareos, vómitos, cambios de temperatura y mucha irritación o molestias en tus oídos. Debes cuidarte y mantenerte completamente sano, así que busca la manera de evitar la formación de los tapones de cera lavando la zona de manera interdiaria.

Comparte este importante contenido en tus redes sociales para que más personas se documenten y eviten esta situación.