9 técnicas que calman hasta el peor berrinche del siglo.

Ser padres no es una tarea fácil y solo el que tiene hijos puede saber en carne propia que la tarea se torna mucho más difícil con el pasar de los años, sin embargo, la etapa más crucial de la crianza en cuando nuestros hijos están pequeños, cuando son bebés y no saben expresarse adecuadamente.

Debes saber que los berrinches son su principal forma de llamar tu atención porque no saben como decirte que quieren algo, que están enojados o que simplemente están tristes por algo. Lo mejor siempre será prevenir estas acciones y existen algunas técnicas para calmarlos rápidamente.

9 Métodos infalibles para calmar los berrinches de tu bebé

Técnicas que calman hasta el peor berrinche

Tienes que ser muy paciente:

Tienes que ser muy paciente con tu hijo y no explotar por la mínima cosa que haga, recuerda que el aprendizaje no es solo para él, tú también aprendes de todas las ocurrencias y vivencias de tu hijo incluso cuando este crece.

Has caras graciosas:

Este tipo de acciones siempre lograrán sacarle una sonrisa a tu bebé, además puedes hacer caras raras y graciosas para conseguir que haga algo, que coma, que se bañe y que juegue contigo.

Cántale alguna melodía suave:

La música es una buena alternativa para calmar a tu pequeño, puedes criarlo escuchando melodías, eso hará que su llanto cese.

Se firme con tus decisiones:

Si lo regañas porque ha hecho algo mal, no puedes simplemente dejar la firmeza a un lado cuando empiece a llorar, pero tampoco te pases de la raya. una cosa es ser firme y otra es inducir al miedo.

Abrázalo cada vez que puedas:

Estos afectos cariñosos son una buena manera para calmar los berrinches que haga tu niño, además, es una buena manera de enseñarles que siempre estarás para ellos.

Habla con él:

La mejor manera de resolver los problemas es hablando y no importa la edad que tenga el pequeño, siempre será mejor sentarse con él y explicarle cuales son las cosas buenas y cuales son las malas.

Haz que medite para calmar sus nervios:

Ya sea por miedo, dolor, tristeza o rabia, trata de enseñarle a respirar y contar hasta 10, de alguna manera esto podría tranquilizarlo y por otro lado, la enseñanza le quedará eternamente, pudiendo incluso aplicar esta técnica en su adultez.

Miralo siempre con ternura:

Aún cuando lo estés pretendiendo, tu mirada tiene un impacto muy grande en el pequeño, pues aunque tu tono sea severo, tus ojos le demostraran que lo sigues queriendo, de esta manera no te tendrá miedo, pero sí sabrá la diferencia entre el cariño que le tienes y el respeto que el debe tenerse.

Sal con él a menudo:

Así como tu necesitas respirar aire fresco y olvidarte por un momento de tus problemas, los niños también lo necesitan, suelen estresarse con mucha facilidad y lo mejor será hacer que se distraiga en un parque, el mar o sacarlo a jugar con sus juguetes.

¡Comparte en tus redes sociales!