11 Alimentos cancerígenos que nunca debes poner en tu boca otra vez

El cáncer es una de las enfermedades más degenerativas y causante de los mayores índices de mortalidad al año. Este padecimiento es bastante crítico y la gran mayoría de las personas diagnosticadas mueren luego de unos pocos meses de lucha.

Según el Instituto Americano para el Cáncer, existen diversidades de métodos para evitar que esta enfermedad se origine y se propague por el cuerpo, comenzando primordialmente con una buena alimentación.

11 comestibles que debes evitar para no padecer cáncer

Alimentos cancerigenos que no debes comer

BPA:

Mejor conocido como Bisfenol – A, se ubica, por lo general, en los plásticos y resinas que se utilizan para la elaboración de envases y materiales de dentífricos. Son muy pocos los recipientes que no contengan BPA, así que siempre se correrá el riesgo a menos que estén especificados.

Conservantes:

Exactamente los enlatados, estos alimentos contienen nitratos que, además de lograr una completa conservación de la comida para que ésta no se dañe por los cambios en la temperatura o el tiempo, también tienen componentes químicos que activan el cáncer en el organismo.

Peces de piscifactoría:

Los peces pasan por una etapa de hacinamiento en la cual las probabilidades de que contengan toxinas son muy altas, además de poseer una gran cantidad de químicos que, con el tiempo, lograrán perjudicarnos en muchos aspectos.

Carne a la parrilla:

Aunado al hecho de que la madera o el carbón que se utiliza para cocinar a la parrilla tienen demasiadas bacterias, el humo que estas desprenden al momento de la cocción se adhiere a la carne, combinando los microorganismos con las grasas del alimento.

Palomitas de microondas:

Poseen cantidades de químicos especiales que, al momento en el que el calor inunda la envoltura, las sustancias salen y abrazan por completo a los comestibles, produciendo un ellos un efecto negativo que activará las células cancerígenas en el organismo.

Verduras, hortalizas y frutas no orgánicas:

El riesgo de padecer cáncer sufre un aumento gracias a los pesticidas que son rociados en las cosechas de estos alimentos. Lamentablemente es muy difícil limpiarlos a fondo y eliminar esos residuos, así que procura lavar muy bien las frutas y verduras que vayas a consumir.

Aceites hidrogenados:

Las grasas trans no solo son las causantes de un posible cáncer, sino que también originan enfermedades cardiovasculares, obstrucciones arteriales, diabetes e inflamaciones en todo cuerpo.

Productos procesados:

Tanto las carnes como las harinas y aceites tienen demasiados nitratos que actúan como conservantes que perjudican al cuerpo, pues estos componentes degenerativos causan cáncer.

Azúcar refinada:

Como algunos sabrán, este alimento refinado suele alterar los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa.

Azúcar pura:

Es preocupante el hecho de que cada alimento que consumamos se convierta en azúcar y, aunque lamentablemente este hecho no se pueda evitar, no quiere decir que debamos ingerirla todo el tiempo.

Líquidos energizántes:

Los nutricionistas no recomiendan para nada la ingesta de bebidas deportivas, pues estas tienen grandes cantidades de fructuosa, azúcar y químicos que desmejoran cada célula de nuestro cuerpo.

¡Comparte este contenido en tus redes sociales!