10 trucos caseros para dejar tu ropa blanca sin tener que usar Cloro o Lejía!

Cuando hablamos de la ropa blanca, sabemos en seguida que es la prenda más delicada que podemos tener y no solo por la textura que posea la tela, sino que el color en sí es muy difícil de mantener.

La ropa con esta tonalidad suele mancharse fácilmente o perder su coloración a una más opaca u oscura. Afortunadamente, hay algunos trucos que pueden facilitarnos el trabajo y proporcionarnos el color y la suavidad que la vestimenta jamás debió perder.

10 trucos infalibles para blanquear la ropa

Trucos para lavar ropa blanca sin cloro

Lavar individualmente la ropa blanca:

Con esto nos referimos a no mezclarla con las prendas de color aun cuando estas no destiñan. Debemos recordar que, con la mínima muestra de otro color, el blanco va a absorberlo y quedará una mancha muy difícil de eliminar.

Jabón de Marsella:

Lo único malo de este truco, es que no es muy común encontrarlo en el mercado. Si tienes suerte, no dudes en obtenerlo y emplearlo moderadamente en tus prendas de vestir.

Levadura química:

En esta ocasión, vas a sustituir tu detergente para lavar por este eficiente y maravilloso químico. La cantidad será proporcional a la que utilizas con el jabón.

Leche líquida:

Aplica un poco de leche en el área afectada y deja reposar por al menos 30 minutos, luego lava la prenda como de costumbre y observa como la prenda obtiene nuevamente su tonalidad original.

Agua oxigenada:

Toma una cazuela lo suficientemente grande como para colocar la ropa que deseas blanquear, vierte agua y colócala en tu cocina para que hierva. Llegados a este punto, retira el recipiente del fuego, toma el agua oxigenada al 30% y vierte 100 ml de la misma, deja reposar por 2 horas, lava como de costumbre.

Agua de papas:

Puedes sumergir tus prendas en ese líquido caliente por 1 hora y posteriormente lavarla, o tomar un trozo de papa y frotarla en el área afectada. Cualquiera de los dos trucos es realmente válido y eficaz.

Pecarbonato de sodio:

Sus cualidades blanqueadoras son mucho más efectivas que el mismo bicarbonato. Reemplaza el jabón por este químico cuando necesites blanquear tus prendas y listo.

Dejar que la ropa se seque con el sol:

Nuestro astro luminoso blanquea naturalmente la ropa, solo tienes que lavarla, tenderla y dejarla secar bajo este.

Zumo de limón:

Exprime uno o dos limones dependiendo de la cantidad de prendas que vayas a lavar, agrega el jugo en la lavadora con mucha agua y deja esta haga el trabajo por unos cuantos minutos. El limón tiene la particularidad de eliminar la suciedad, manchas y de dejar más blanca la ropa en pocos lapsos de tiempo.

Bicarbonato de Sodio:

Toma la ropa manchada o con tonalidades más opacas y colócalas que en la lavadora con agua fría, procede a lavarla en su tiempo normal, luego la vuelves a batir esta vez agregando una taza de bicarbonato de sodio.

Déjanos tus resultados en la sección de comentarios y comparte este contenido en tus redes sociales.

Fuente.