Truco casero para ampliar tus zapatos apretados ¡Deja de sufrir por tus zapatos chicos, es muy fácil agrandarlos!

Una persona promedio caminará miles de kilómetros durante toda la vida. Desafortunadamente, la gran mayoría de esta distancia será caminada en zapatos incómodos que no encajan correctamente en nuestro pie. Éstos cuando se encuentran demasiado apretados, sueltos o sin suficiente apoyo, pueden provocar estrés no deseado en los pies, los tobillos, la parte inferior de la pierna, la cadera y la columna vertebral. Esta presión constante puede causar dolor y lesiones que pueden limitar o impedir la participación en el trabajo, los deportes y las aficiones personales.

Otras consecuencias por usar una talla de zapatos equivocada

De igual forma, un calzado demasiado apretado puede traer otros problemas a corto plazo que, si bien es cierto que se pueden tratar enseguida, resultan muy fastidiosos a la hora de caminar. Uno de ellos es la generación de callos en la base de los pies, al igual que los famosos juanetes, esa desviación que se puede observar en muchas personas en la zona del dedo gordo.

También, suele ser común la aparición de uñas encarnadas, estas se incrustan en la piel causando dolor cada vez que se tiene un contacto en la región afectada, asimismo, resulta difícil y doloroso quitarse una de estas.

¿Cómo ampliar los zapatos en dado caso que estén apretados?

Es común odiar cuando esto ocurre con cualquier tipo de calzado, en especial con zapatos recién comprados que posiblemente  no se haya tomado el tiempo apropiado para medirlo bien. No debe preocuparse, existe un truco que permitirá estirar unos pocos centímetros para que el pie pueda entrar fácilmente y mantenerse lo más cómodo posible.

La técnica consiste en agarrar dos bolsas de plástico y rellenarlas con un cuarto de litro de agua. Se debe asegurar que no haya ningún tipo de pérdida del líquido, es recomendable que la bolsa tenga una cremallera, cierre, o esté muy bien cerrada. Luego, se colocan dentro del zapato y llevan al congelador, al transcurrir las horas el agua se habrá congelado expandiendo así el área de los zapatos.

Éstos al retirarlos del congelador, deben esperar alrededor de 20 minutos o media hora para que el hielo se derrita, para después sacar las bolsas de hielo. En dado caso que se haya mojado un poco por dentro, bastará con secarlo con un paño o colocarlo al sol.

¿Realmente funciona?

Muchos se hacen esa pregunta y la verdad es que si, en especial funciona con los que están hechos de cuero, sin embargo, el truco es de gran utilidad para aquellos que están hechos de plástico o cuero artificial. Algunas personas manifiestan que no les ha funcionado, probablemente se deba a la poca cantidad de agua que colocaron en la bolsitas. De todos modos, cuando pasa un transcurso de tiempo muy largo, se deberá repetir el procedimiento para volver a estirar el cuero lo suficiente.

En la sección de comentarios podrás dejar tus dudas u opiniones con respecto a este tema, asimismo, te invitamos a compartirlo a través de todas tus redes sociales.