Síntomas de una Trombosis Venosa en las piernas. ¡Tienes que estar atenta!

Las enfermedades siempre están presentes en la vida de todas las personas, pero tal parece que en las mujeres hay algunas un poco más comunes. Las varices por ejemplo, que ha simple vista parecen normales, pero pueden ser muy peligrosas si no se cuidan. Es importante tener un buen control médico para evitar que esas varices se conviertan en algo más complicado y peligroso como las trombosis venosas.

Síntomas de trombosis venosa

Para todos es sabido que las varices se originan por una mala circulación. Usualmente salen en las zonas inferiores del cuerpo, como los muslos y los glúteos. Lo peligroso empieza cuando se crea un coágulo de sangre que logra detener la circulación sanguínea.

Es entonces cuando estamos en presencia de la trombosis venosa. Este diagnóstico es peligroso, ya que se crea un coágulo de sangre en cualquier vena de nuestro cuerpo que impide una buena circulación sanguínea. Esto puede ocasionar problemas muy serios si llega a desligarse de la zona, es decir, puede ir por todo el torrente sanguíneo hasta llegar a una arteria y bloquear por completo nuestro sistema.

Síntomas de la trombosis venosa

Los doctores suelen explicar que las trombosis nacen normalmente en los muslos, pero también hay que tener en cuenta que hay dos clases de trombos y cada una tiene síntomas diferentes. Ambas trombosis son peligrosas, pero una es más severa que la otra, así que tenemos que esta bien al pendiente de cual se padece y tomar cartas en el asunto.

Trombosis venosa superficial:

Estas son fáciles de diagnosticar ya que las venas sobresalen en un color muy azul y son duras al tacto, muy parecidas a un nudo y el dolor que causan es alto. Puedes verlas a simple vista, además la zona se sentirá un poco caliente y con una presión poco soportable. Si no se cuidan esta trombosis a futuro se puede sufrir la más severa, además de correr el riesgo de contraer infecciones. La infección que origina esta trombosis es la Flebitis

Trombosis venosa profunda:

Esta es muy peligrosa, porque no nos damos cuenta en qué momento pasa de una trombo superficial a una severa. los síntomas varían entre presión elevada en la zona donde las venas se ven abultadas, el área se torna muy rígida al tacto. Hay calor única y exclusivamente en el lugar afectado y se siente un raro hormigueo que se extiende desde la varicela afecta a toda la pierna. Cuando la piel se torna muy azulada o simplemente le falta color, es una clara señal de que la sangre ha dejado de circular con normalidad y hay que acudir a un médico.

Recomendaciones

Debemos empezar a combatir este problema haciendo ejercicio diario, una caminata de media hora o cardio puede ayudar mucho. Toma duchas de agua fría en la zona de las piernas, evita la sal en tus comidas diarias y bebe mucho líquido, los jugos naturales son buena opción para una mejor salud.

¡Comparte este contenido en tus redes sociales!