¡Estudio demuestra que los amigos que nos tratan mal, son los que nos benefician más a la larga!

Todos hemos tenido algún tipo de amigo que siempre nos hace bromas pesadas y pasamos horas de discusiones sobre el trato que esa persona nos da, sin embargo, no dejamos de quererlos y valorarlos. A pesar que personas externas a la amistad vean este comportamiento como algo dañino o tóxico, recientes estudios han demostrado que los amigos que nos tratan pesado o mal, serán los que más beneficios psicológicos y sociales proporcionarán. La investigación fue realizada en la Universidad de Plymouth, la cual encontró que las personas que insultan a sus amigos no son estrictamente malvados u odiosos, algunos sólo quieren que los insultados se beneficien a largo plazo.

Resultados de la investigación

Los mejores amigos

En otros estudios, los investigadores habían demostrado que la gente a veces puede tratar de empeorar el estado de ánimo de los demás para su propio beneficio personal. Ellos plantearon la hipótesis de que alentar a los participantes a tomar la perspectiva de otra persona podría hacerles más propensos a elegir una experiencia negativa para ella si pensaban que ayudaría al individuo a alcanzar una meta específica.

Es por ello que los científicos encuestaron a 140 adultos y les preguntaron sobre situaciones hipotéticas. Lograron identificar varios ejemplos cotidianos donde podría ser el caso, por ejemplo, inducir el miedo al fracaso en un ser querido que procrastina en lugar de estudiar para un examen, en realidad la intención de esas palabras resultaron con un doble sentido, es decir, más allá de tener la motivación de desanimar se buscaba era motivar a la persona para que se superara, estudie y apruebe el examen.

Es por ello que los investigadores encontraron que los sujetos que eran “malos” con sus amistades eran más propensos a ser empáticos y quieren que sus socios tengan éxito, demostrado que la gente puede “ser cruel para ser amable “, es decir, decidir hacer que alguien se sienta peor si esta emoción es beneficiosa para esa otra persona, incluso si esto no implica ningún beneficio personal para ello. Los resultados obtenidos en la investigación amplían nuestro conocimiento de las motivaciones subyacentes a la regulación emocional entre las personas.

Conclusiones del estudio

Se demostró que las personas tienen expectativas muy específicas acerca de los efectos que ciertas emociones pueden tener y sobre las que pueden ser mejores para lograr objetivos diferentes. La investigación sugiere que la empatía llevó a la gente a elegir experiencias emocionales negativas en particular que creían, que en última instancia, ayudaría a su amigo a tener éxito en el contexto del experimento. Estos hallazgos arrojan luz sobre la dinámica social, ayudándonos a entender, por ejemplo, por qué a veces podemos tratar de hacer que nuestros seres queridos se sientan mal si percibimos que esta emoción es útil para alcanzar una meta.

En la sección de comentarios podrás dejar tu opinión con respecto a esta información, será interesante debatir sobre el tema. Asimismo, comparte en tus redes sociales, de esta forma harás saber a tus amigos que cuando los tratas mal, es porque quieres que se superen.