Detén la taquicardia de inmediato con esta técnica muy eficaz ¡Solo haz esto!

Puede comenzar de la nada, setenta y dos latidos por minuto se convierten en 120, 180, 200 en tan sólo unos segundos. El ritmo cardíaco rápido hace que sea difícil respirar, provoca náuseas y sudoración abundante. Esto es taquicardia, más específicamente, taquicardia auricular paroxística, lo que significa que su corazón está latiendo por más de 100 latidos por minuto. Esto ocurre cuando las aurículas, es decir, las cámaras del corazón que reciben sangre de las venas y la bombean hacia los ventrículos, se colocan fuera de control. La taquicardia es común en las mujeres, pero también ocurre en los hombres. Incluso los jóvenes pueden experimentarla.

A veces es provocada por la ansiedad o el agotamiento. Generalmente no es grave y no significa que se padece una enfermedad del corazón, puede, sin embargo, causa complicaciones serias o incluso potencialmente mortales en las personas que ya tienen enfermedades de este tipo. Los síntomas varían, por lo general comienzan y se detienen rápidamente.

Técnica para detener la taquicardia

Es algo que sin duda nos atemoriza cuando ocurre, no obstante, no hay nada que temer, a continuación podrás encontrar una técnica eficiente que te ayudará a calmar tu corazón cuando se acelere de la nada.

Ayuda a tu corazón a desacelerarse con esta sencilla maniobra

Se llama Reflejo del buzo la cual consiste en enviar señales al cerebro, al detectar una temperatura baja, se activan los nervios relacionados con el ritmo cardíaco, haciendo que el cerebro ralentice el metabolismo y la velocidad del corazón para conservar su energía al máximo. A lo mejor se está preguntando: ¿Cómo enviar esas señales al cerebro?

La respuesta es sencilla, debes tener cerca un recipiente con el tamaño suficiente para que entre una cara adulta, luego lo llenas con agua fría, lo colocas en una superficie plana y acto seguido sumerge el rostro en este envase. Solo es necesario que esté la cara en el agua por lo que trata de evitar sumergirla completamente, lo ideal es que no entre agua en los oídos. Se permanece dentro del agua el tiempo que aguantamos sin respirar, luego repetimos nuevamente.

Al realizarla podrás notar una leve mejoría en tan solo unos instantes. Otra técnica igual de buena es la respiración profunda, es sencilla, solo se debe inhalar el aire que se puede lentamente, y se expulsa poco a poco, se debe repetir las veces que sean necesarias para calmar el ritmo cardíaco. Cualquiera de los dos métodos que utilices te servirá para aliviar el malestar.

Recomendaciones

Si no experimenta ninguna mejoría con cualquiera de las dos técnicas, o si presenta un desmayo previo o siente que va a desmayarse, será necesario que acudas al médico lo más pronto posible. También debe notificarle al doctor si usted tiene alguna enfermedad del corazón, dificultad para respirar, o dificultad para hacer ejercicio, ya que esto puede indicar una arritmia o una condición más grave. Siempre en estos casos debe mantener la calma y evitar sufrir un ataque de pánico.

Te invitamos a compartir esta información en tus redes sociales. Será valiosa para otras personas.