Cuidado: Si tu auto se queda estacionado bajo el sol ¡Debes tener esto presente cuando subas!

Los carros son uno de los medios de transporte más utilizados en todo el mundo, muchas personas los usan para trasladarse de su casa al trabajo, llevar a sus hijos a la escuela, realizar distintas actividades recreativas o diligencias, entre otras cosas. Es común estacionar los vehículos en cualquier lugar que tenga una sombra y evite que se reciban muchos rayos solares, pero, cuando no hay espacio suficiente o no se encuentra un lugar con esas características, se tiene que recurrir a dejarlo bajo el sol.

Al momento de dejar el vehículo en esas circunstancias, sabemos que cuando debamos regresar encontraremos que nuestro carro se ha convertido en una especie de horno con ruedas, sin dudas es algo sumamente fastidioso, pero el calor no es problema principal, sino lo que ocurre al momento en que encendemos desesperadamente el aire acondicionado para refrescar el interior.

El verdadero problema

Una temperatura externa de 16 grados centígrados es suficiente para que el benceno, sustancia que se encuentra en el aire acondicionado, ascienda a 2000 o hasta 4000 mg, siendo una cifra 40 veces superior a lo permitido para el cuerpo. Este componente resulta muy nocivo para la salud por lo que afecta de forma negativa al hígado, el tejido ósea y a los riñones.

Nuestro cuerpo posee los suficientes mecanismos de defensa para degradar el benceno que ingresa, pero, lo hará después de haber transcurrido un largo tiempo. Por ello, este químico en altas cantidades terminará afectando la salud permanentemente. En los manuales de los automóviles, el fabricante especifica la recomendación de abrir las ventanas antes de colocar en funcionamiento el aire acondicionado, ellos alegan que hacerlo inmediatamente le restará rendimiento al motor y lo hará trabajar más de la cuenta, omitiendo así la verdadera advertencia sobre este químico.

Opinión de los médicos

Diversos estudios han evidenciado que al momento de encender el aire acondicionado de un carro, antes que él se encuentre en una temperatura normal, el sistema expulsará un aire sumamente caliente con altas cantidades de benceno. El olor a plástico que emana de las rejillas lo consideramos como normal, sin embargo, es esta sustancia química lo que percibimos.

El benceno no es un veneno rápido, no empezará a generar efectos en el cuerpo en un periodo corto de tiempo, no obstante, a largo plazo puede resultar mortal. Son muchas las consecuencias que trae consigo, las principales son:

  • Anemia.
  • Leucemia.
  • Problemas óseos.
  • Pérdida de glóbulos blancos.
  • En los peores casos, aborto.

En consecuencia, muchos médicos sugieren bajar las ventanas antes de encender el aire acondicionado, incluso, manejar con ellas de esta forma alrededor de 10 minutos para que la temperatura baje un poco. Así se reducirá la cantidad de químico que sale expulsado, de igual forma, se recomienda encenderlo con las ventanas abiertas para diluirlo en el aire y no se respiren grandes cantidades de este tóxico.

En la sección de comentarios podrás dejar tu opinión, asimismo, te invitamos a compartir en todas tus redes sociales esta vital información.